¡Únete al Reino de Tarinea! ¿Hasta donde estas dispuesto a llegar por el poder?
LA REINA SANCIONA LA CONSTITUCIÓN Y NOMBRARÁ UN GOBIERNO PROVISIONAL EN LOS PRÓXIMOS DÍAS // LOS PARTIDOS POLÍTICOS FLORECEN EN TARINEA // GRAN NÚMERO DE CHABOLAS EN NUESTRAS CIUDADES//

Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
El Correo de San Firos
El Correo de San Firos
Mensajes : 96
Fecha de inscripción : 22/04/2017
Ver perfil de usuario

[El Correo] Editorial | Monarquía y tiranía

el Miér 10 Mayo 2017, 02:11

EDITORIAL | Monarquía y tiranía




No es costumbre de esta casa hacer uso del editorial para expresar opiniones en nombre de toda nuestra empresa, en nombre de toda nuestra redacción. A diferencia de otros diarios, acostumbrados a emplear la palabra de su director en nombre de toda su plantilla, esta casa destaca por la rigurosa y esencial democracia de su redacción, que aprueba los editoriales que se publican y colabora en la propia elaboración de los mismos. Para nosotros, la opinión habitual, siempre libre, debe ser expresada por todos y cada uno de los hombres y mujeres que escriben entre nuestras páginas y los lectores con sus cartas, no por la dirección de este medio. Así lo habrán podido ver hasta el momento.

Sin embargo, momentos excepcionales requieren respuestas excepcionales. Ocurrió con nuestro primer editorial, con el que solicitamos abiertamente a todos los partidos políticos que depusieran sus actitudes individuales e interesadas y primaran el interés común apoyando un gobierno de unidad nacional. Anoche, tras ver la entrevista que el director de este periódico, David Cooper, le hizo a la reina Ana I de Laguna, nos vemos en la imperiosa necesidad de expresar nuestro rechazo al discurso autoritario de la máxima mandataria.

Resultó sorprendente ver cómo Ana I de Laguna respondía, sin vergüenza, a la pregunta sobre el control parlamentario de los gastos y el presupuesto de la Casa Real: "La monarquía no debe rendir ninguna responsabilidad ante el parlamento, el parlamento rinde responsabilidades ante su monarca". En cualquier sistema democrático, los mandatarios responden ante su pueblo. Se llama "rendición de cuentas". En una democracia representativa, esa "rendición de cuentas" de los gobernantes se vehícula a través de los representantes electos por el pueblo soberano, esto es el parlamento. Cualquier cosa que se aleje de este axioma, lo es todo menos democracia.

Debería ser más prudente la monarca cuando habla en la televisión pública, y debería leer algún libro de historia. En 1649, el pueblo inglés derrocó a Carlos I, hasta entonces su monarca, al intentar limitar el poder parlamentario. Limitarlo, sólo limitarlo, le costó la vida, ¿qué le hubiera pasado si hubiera dicho lo mismo que nuestra reina? Casi cuatro siglos después, algunos no aprenden de los errores.

Comete un grave error la monarca en su interpretación sobre el sistema político de la "monarquía constitucional" o "monarquía parlamentaria". La reina no es la soberana del país, el pueblo es el soberano de su destino. Así de evidente parece, al menos, en el resto de monarquías democráticas del continente. En una monarquía parlamentaria, la reina se debe someter a su pueblo sometiéndose al parlamento que, o bien redacta la Constitución del Estado mediante un proceso constituyente, o bien elige al Primer Ministro y su gabinete, únicos y genuinos responsables políticos (y todo el poder político).

La reina Ana debería empezar a conocer sus límites. Una monarquía constitucional o parlamentaria impone límites a su jefa de Estado, que no debe inmiscuirse en los asuntos políticos para los que carece de legitimidad alguna al no presentarse a elecciones abiertas, periódicas y multipartidistas. La reina no puede hablar de política, debe mantener una exquisita neutralidad sobre el panorama político. Su función es institucional, representar la unidad del Estado y ejercer un arbitraje entre los actores políticos durante los traspasos de poder. En definitiva, en una monarquía parlamentaria, el Parlamento, leal representante del pueblo, tiene todo el poder y la Reina no. Es hora de que la monarca lo vaya asumiendo.

De lo contrario, si no se siguiera este esquema institucional –empíricamente contrastado en los ejemplos de España, Reino Unido, Bélgica, Suecia o Países Bajo– no podríamos hablar de democracia. Podríamos hablar de tiranía, como la del Imperio de Reskia. Probablemente, tantos años de consejera imperial han hecho mella en la pobre concepción de democracia de Su Majestad, habituada desde su alta cuna al "ordeno y mando".

Pero eso se acabó, con la independencia no sólo rompimos las cadenas reskianas, rompimos las cadenas de súbditos. Tarinea podrá ser monarquía o república pero jamás permitiremos que se convierta en una tiranía. Emancipados de cualquier cadena, en busca de la democracia: ¡VIVA TARINEA LIBRE!


avatar
Partido Republicano Federal
Partido Republicano Federal
Mensajes : 475
Fecha de inscripción : 10/04/2016

Datos
Popularidad: 15%
Ver perfil de usuario

Re: [El Correo] Editorial | Monarquía y tiranía

el Miér 10 Mayo 2017, 08:37
Creo personalmente y la dirección del PST cree que las declaraciones de la Reina no son oportunas, me parecen un error, la Reina debería estar sometida al control del parlamento que es la cámara de representación de todos los tarineanos, se puede respetar la institución monárquica sin intervenir necesariamente en el parlamentarismo.
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.