¡Únete al Reino de Tarinea! ¿Hasta donde estas dispuesto a llegar por el poder?
LA REINA SANCIONA LA CONSTITUCIÓN Y NOMBRARÁ UN GOBIERNO PROVISIONAL EN LOS PRÓXIMOS DÍAS // LOS PARTIDOS POLÍTICOS FLORECEN EN TARINEA // GRAN NÚMERO DE CHABOLAS EN NUESTRAS CIUDADES//

Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
Partido Socialdemócrata de Tarinea
Partido Socialdemócrata de Tarinea
Mensajes : 271
Fecha de inscripción : 04/03/2016
Ver perfil de usuario

Entrevista a Silvio Montana el diario "La Voz de Tarinea"

el Vie 14 Abr 2017, 18:05
En el actual suplemento del diario "La voz de Tarinea" entrevistamos a Silvio Montana. Esta joven promesa de la política nacional pugna por la Secretaría General del Partido Socialdemócrata en el proceso de primarias convocado por su Comité Federal. Silvio Montana es doctor en ciencias políticas y económicas, habiendo viajado por diferentes lugares del mundo. Defiende un plan de modernización económica y democratización para el país y los sitúa como condición fundamental para poder asegurar el Estado Social en Tarinea.



Entrevista con Silvio Montana escribió:
P: Es usted de los pocos universitarios del país, ¿puede contarnos su historia?

Resumidamente, tuve suerte. Fui uno de los pocos becados en el sistema de educación del antiguo imperio Reskia, esto me permitió estudiar ciencias políticas y económicas, y marchar al extranjero a hacer un máster sobre desarrollo económico en el tercer mundo. La beca me permitió hacer mi tesis doctoral en las universidades de Nueva Delhi, Pekín y El Cairo. Estudiar este campo y conocer este país abrió mi mente. ¡Hay muchas experiencias diversas y variadas ahí fuera! Tarina encara ahora su democratización y modernización, y creo que mi experiencia en este campo puede ayudar a que la misma construya una vía autónoma que aprenda de los éxitos y errores de otras experiencias.


P: ¿Cuáles son sus diferencias con la candidatura del actual secretario general?


Antes de empezar con las diferencias me gustaría remarcar lo que nos une. Ambos somos socialdemócratas y aunque tengamos diferencias sobre cómo orientar las transformaciones de nuestro país en el contexto social, nos une la meta de un futuro de progreso social, democracia y bienestar económico. Dicho esto, creo que el señor De Campos y su equipo han hecho una enorme laboral para un periodo de excepcionalidad del Estado, pero ahora mismo es responsabilidad de los socialdemócratas promover la consolidación de la democracia en nuestro país y sentar las bases para que las mejoras sociales que todos soñamos puedan hacerse realidad. Necesitamos menos consignas pomposas y menos reivindicaciones generalistas y un proyecto de país más serio, sólido, estructural y de futuro.


P: ¿Entonces, usted señala que el señor De Campos no tiene proyecto de país?


¡Yo no he dicho eso! Creo que el señor De Campos sí tiene en la cabeza una Tarinea que desea y que es muy parecida a la mía. Las diferencias creo que son de diagnóstico de la situación y de táctica. Para explicarme de manera sencilla, creo que el PST hace hoy en día política como si Tarinea fuera un país de Europa occidental. Creo que esa visión es sesgada y limita nuestra capacidad de acción política. Hoy Tarinea tiene condiciones sociales más similares a las del subdesarrollo de algunos países de África o Asia que las de otros países europeos, orientales u occidentales. Eso no significa que no podamos alcanzar niveles de bienestar propios de occidente, sino que para llegar a ello, debemos modernizar nuestro país para ponernos a la altura de los principales países europeos. Creo que debemos mirar un poco más al lejano oriente y menos a occidente para estudiar nuestro diagnóstico, aunque debamos mirar a occidente como referencia del tipo de país que queremos. Nuestros retos hoy son más similares a los que tienen China, Singapur o India que a los que tienen las Alemanias, Francia o España


P: ¿Está Tarinea en un contexto similar al de España en su transición en el 78?


¡Ojalá! En aquel contexto, España tenía una base económica más desarrollada que la nuestra. La dictadura de Franco al menos dejó un cierto desarrollo industrial sobre el que construir la democracia, pero nuestra membresía en el Imperio Reskia nos ha dejado con un inmenso atraso económico. Más de un 70% de nuestro PIB procede del sector primario, o sea, de la agricultura, pesca y sectores extractivos. Con esta estructura económica no se puede poner en marcha un Estado social. Necesitamos modernizar el país para que esto sea factible.


P: Entonces, ¿cuál es la vía de desarrollo para Tarinea?


Eso es lo que estamos negociando ahora y vendrá de un ejercicio de ensayo y error. Sin embargo, industrializar el país es nuestra prioridad. Para ello va a ser importante hacer grandes esfuerzos estatales y reformas para atraer inversores extranjeros. Pero todo este proceso debe venir acompañado de una elevación de rentas del pueblo, de nuestros trabajadores y nuestro campesinado. ¿Por qué? Porque si esto es así, podremos aumentar la capacidad de consumo interno de nuestra patria, y eso permitirá formar un mercado nacional que nos de estabilidad y futuro. Debemos seleccionar los mejores sectores de la industria que, en relación con nuestro potencial primario, nos permita generar productos de elevado valor añadido para vender en el extranjero. De esta manera podremos generar una cadena de valores que aumente el nivel de vida de nuestro pueblo progresivamente. Todo esto permitirá que aumente la riqueza producida y en circulación, y con un sistema impositivo razonable ya supondrá que empiecen a existir fondos para hacer grandes planes de infraestructura públic sanitaria y educativa, así como empezar a diseñar un sistema de pensiones para el futuro.


Además, necesitamos desarrollar un gran plan de infraestructura nacional. Nuestro país debe abordar el abastecimiento energético, así como una red de transporte y carreteras que permita facilitar el tránsito humano y de mercancías dentro y fuera del país. Van a ser unos años donde sentemos las bases del país.
También es importante hacer referencia a la necesidad de acogernos a los tratados internacionales para reclamar nuestro derechos marítimos para que el sector pesquero y sus derivados puedan funcionar.


No quiero dejar de lado el sector financiero. La banca debe promoverse, y para ello van a hacer falta estructuras de banca estatal sólidas durante esta primera etapa. ¿Por qué? Porque nuestra inestable situación y el clima de guerra requieren de que una entidad respaldad por el Estado de unos primeros pasos en este mundo para generar garantías de inversión y ahorro en el sector privado. De esta manera, con un sector bancario que funcione bien, facilitaremos el crédito para operaciones de emprendimiento, empresariales y para acceso al consumo.


P: ¿OTAN o Pacto de Varsovia?


Usted me pregunta esto como al niño que se le pregunta si prefiere a papá o mamá. Pero yo le responderé, ¡ya somos mayores de edad! Y nuestro “tutor”, que era el Imperio Reskia, tampoco nos ha dado los mejores años de nuestra vida. Creo que estos debates son bizantinos porque no son realistas. Ni EE.UU ni la URSS nos reconocen, ¡ese debe ser el primer paso! Y ya no es una cuestión de cercanía ideológica con unos u otros, sino de dignificación nacional de Tarinea. Necesitamos que se nos reconozca por las partes no para que nos metan en uno u otro bloque, sino para poder desarrollar una senda autónoma e independiente. Queremos crecer económicamente, que nuestra gente viva bien y que pueda prosperar. Para eso necesitamos tener relación con soviéticos y con americanos. Y por supuesto con Europa, el mundo árabe, Israel y el lejano oriente. Dirá usted que me voy por las ramas pero… ¡el mundo va más allá de la Casa Blanca y el Kremlin! Lo importante para este periodo es que se reconozca a Tarinea como una nación soberana. No estamos para juegos bélicos, ya hemos salido de uno que nos ha costado demasiado.


P: Los comunistas le han acusado a usted ser una “marioneta de la monarquía”


Los comunistas en Tarinea tienen un problema, que están desorientados. El mundo comunista lleva mucho tiempo fragmentado, en la esfera soviética se sostiene en base a una cuestionable limitación de la democracia y las libertades, mientras que en China avanza haciendo concesiones al mercado y en Yugoslavia con una frágil vía autónoma. En occidente los comunistas se han democratizado, aunque eso les ha supuesto debilitarse y casi desaparecer en países como España, Francia o Italia. ¿Qué papel va a jugar el PCT en todo esto?, ¿van a alinearse con el modelo autoritario soviético, con sus socios occidentales o intentar producir una vía autónoma? Esto deberían aclararlo entre ellos y, después, al resto de la sociedad de Tarinea. Sin embargo, parece que deciden evadir el debate huyendo hacia adelante, buscando el enemigo en todo lo que no sean ellos en base a agitar un programa de máximos que no es pragmático ni posible. Temo que, cuando la situación se normalice, todo este debate interno saldrá a flote, y cuando ya no se pueda huir hacia adelante, eso posiblemente fragmente, escinda a desintegre a los comunistas.


Yo particularmente me considero de vocación republicana. Creo que es la forma de Estado más efectiva por la que podemos regirnos. Sin embargo, la monarquía actualmente existe por algo. Entiendo su utilidad en las actuales circunstancias y que la estabilidad del país pasa por una coexistencia con la Casa Real. Cuando el plan de modernización y democratización del país se haya puesto en marcha podremos abrir estos debates, pero intentar forzarlos ahora es querer volver a la inestabilidad y dejar pasar la oportunidad de asentar la primera experiencia de parlamentarismo de nuestra patria. La historia no nos lo perdonaría. Nosotros no vamos a caer en ese juego. Y se lo repito, ¡no me gusta que una figura del Estado no sea electa por los ciudadanos!


P: Parece tener usted muy buena relación con los liberales



Sí, el señor Iriarte es un hombre razonable. Sin embargo, no quiero que esto traiga a equívocos. Creo que con los liberales podemos encontrarnos en parte de este camino porque apenas hemos empezado a andar. Socialdemócratas y liberales creemos en el Estado de derecho, en una economía próspera y en la seguridad jurídica. Sin las tareas básicas de democratización y modernización del país todo esto no puede existir. Estamos en una fase tan primitiva que nuestras diferencias son más discursivas y a "futuro" que inmediatas. Creo que la genialidad del señor Iriarte pasa por entender esto. Estoy seguro de que, a medida que vayamos superando este periodo, nuestras diferencias vayan creciendo hasta plantear programas que, en ocasiones, serán irreconciliables. Cuando llegue el momento en que no podamos ponernos de acuerdo con los liberales será una buena noticia para los dos, significará que ya tenemos las herramientas fundamentales para que nuestro país pueda funcionar sin la unidad nacional y que tendremos mecanismos para sostener diferentes propuestas sobre el rumbo que tomará el país. Y esto ocurrirá porque ya habrá país que guiar. Hasta entonces nuestras diferencias en lo inmediato serán de matices, aunque lo estratégico sean de modelos de país.


P: Y para terminar, señor Montana. ¿Fútbol o baloncesto?


Siempre fui más de fútbol, pero sí es cierto que deberíamos revisar nuestra tradición tarineana. Hay muchísimos deportes populares que no sólo no deben perderse, sino promocionarse y fomentarse como parte de nuestra cultura nacional. ¡No nos olvidamos del derecho al ocio y al deporte para este periodo!
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.